• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Black is back

22.11.2018

Estoy dándole vueltas sentada en el sofá mientras escribo una nueva entrada en LAS IDEAS DE GALA a este nuevo fenómeno llamado Black Friday. Y es que me ha dado por investigar un poco a través del Gran Hermano Google sobre las raíces de esta costumbre consumista que hemos importado de los estadounidenses. Y nos quejábamos de que la Navidad llegaba en octubre de la mano de los escaparates de El Corte Inglés. "Black is back" y pienso hacer todo lo posible para volverme totalmente blanca y llevarle la contraria.

 

Como os decía, que me desvío del tema, he estado investigando sobre el como black is back. El día después del Día de Acción de Gracias, todos los cocineros americanos de la familia están agradecidos de haber sobrevivido un año más sin un incendio de pavo o un desastre de pastel de calabaza (y sino sólo hay que mirar el monotema de las series estadounidenses). Pero a medida que su estrés disminuye, otros autóctonos del nuevo continente están en modo de caza total. Están alertas, concentrados y listos para saltar en cada trato del Viernes Negro o Black Friday que fijan sus miras (y cualquiera que se interponga en su camino).

 

Sin embargo, para cada uno de estos compradores maníacos, hay docenas de personas que odian la práctica materialista, especialmente porque tiene lugar un día después de que se supone que deberían evaluar sus muchas bendiciones. El país probablemente estaría mucho mejor sin la tradición del Black Friday, por estas 10 razones y muchas más.

 

1.- Es peligroso
Hace unos años, un trabajador de Wal-Mart fue asesinado en una estampida en el traicionero día después del Día de Acción de Gracias. Cuando la gerencia se preparó para abrir las puertas de las tiendas a las 5 a.m., el empleado fue empujado al suelo y luego pisoteado hasta que los compradores cruzaron la entrada para llegar a las ofertas. Docenas de personas se lesionan cada año por las multitudes enloquecidas que están demasiado ansiosas por obtener artículos populares. Las lesiones comunes incluyen moretones, tobillos torcidos, huesos rotos y, a veces, incluso conmociones cerebrales. El gobierno estadounidense ha tenido incluso que aprobar una serie de regulaciones para mejorar la seguridad del Viernes Negro, como comenzar la línea más lejos de la puerta y eliminar elementos que se pueden usar como arietes, pero las multitudes ingobernables y las temperaturas a menudo heladas parecen ser razón suficiente para cancelar las vacaciones y volverse un poco Jason Voorhees en Viernes 13.

 

2.- Trajo de vuelta la canción de Rebecca Black.
Ni siquiera puedes mencionar a Rebecca Black y Friday en la misma oración sin que la canción "Friday" se enrede en tu cabeza (¡es espantoso, entra y no hay manera de sacarla!). Quizás los grandes almacenes que la utilizan esperan que la canción también tenga la idea de aderirse cual parásito en el cerebro de los compradores mediante el uso de la melodía viral en sus anuncios de Black Friday y así captarlos como clientes. Podría haber pasado el resto de mi vida sin volver a escuchar esa canción, pero ya sé de varias cadenas que hacen uso de ella en tal día. La mayoría de la gente, incluso aquellos que aman las ventas del Black Friday, probablemente estarían de acuerdo en deshacerse de las vacaciones de compras tradicionales sería un pequeño sacrificio si nos ayudara a olvidar la música de Rebecca Black.

 

3.- Ir de compras no vale la pena
El tráfico frustrante y los conductores groseros nos han familiarizado demasiado con la ira en la carretera, pero el mismo tipo de escenarios sin los coches también nos hace susceptibles a la ira de las compras. Las tiendas abarrotadas y las largas filas pueden convertir a las personas más tranquilas en lunáticos aterradores. Lance la lucha por un buen trato, y cualquier tienda puede convertirse en una escena de la mafia o salir en peleas. Este tipo de furia puede ocurrir en cualquier momento del año, pero aumenta durante las fiestas señaladas cuando los compradores están especialmente estresados ​​y las tiendas están especialmente llenas. Hay gente incluso que ha muerto como resultado de la ira de compras, como el hombre de Houston que murió en una discusión en un Wal-Mart en 2002.

 

4.- Cyber ​​Monday's es mejor
Deshacerse del Black Friday no necesariamente significaría que los compradores se perderían ofertas especiales. El lunes cibernético, el lunes posterior al Día de Acción de Gracias, se ha convertido en el día preferido para muchas personas y es una práctica mucho más civil y parece que esta tradición también ha llegado a nuestras fronteras. No acampar en las filas durante horas, no empujar a las personas para el último televisor, y sin mentalidad de mafia aterradora. Puedes comprar productos con descuento desde la comodidad de tu hogar, y aunque algunas de las ofertas del Black Friday pueden estar agotadas, muchos sitios ofrecen ofertas especiales mejores o diferentes en el Cyber ​​Monday. Muchas de las ofertas también se extienden más allá del lunes para que los compradores tengan más tiempo para ahorrar (y menos estrés). Yo, por ejemplo soy asidua a Do the woo, un espacio en el que se respira oxígeno cien por cien puro y que aporta a mi karma la tranquilidad que me demanda.

 

5.- Los trabajadores minoristas pierden su acción de gracias
Ya lo he repetido hasta la saciedad, deberíamos ver más allá sobre el producto que compramos. Y es que aunque los empleados de la tienda podrían estar agradecidos por pasar más horas en el trabajo, no están tan contentos de que esas horas interrumpan sus celebraciones de Acción de Gracias o tengan que trabajar en domingo y festivos. He leído por Internet, que muchas tiendas que participaron el pasado año en el Black Friday intentaron atraer a más clientes este año al comenzar su reventón posterior al Día de Acción de Gracias más temprano que nunca. Algunos minoristas, como Target, Best Buy y Macy's, abrieron a la medianoche (como importemos esto ya me da un ataque), mientras que Wal-Mart permitió que los consumidores se apresuraran a las 10 p.m. Jueves. Esto significa que los empleados de estas tiendas tuvieron que recortar el tiempo con la familia para estar en el trabajo al final del día. Miles de personas solicitaron a las tiendas retrasar el horario de apertura, pero los minoristas dicen que están atendiendo las demandas de los consumidores. Si la práctica del Black Friday va a continuar, deberíamos al menos asegurarnos de que no se extienda al Día de Acción de Gracias o que las tiendas no habran en domingo, que desansen los pobre empleados. Por desgracia ya se de unas cuantas que solo piensan en hacer caja.

 

6.- Las mejores marcas no están a la venta.
Algunas de las mejores ofertas que encontrará durante el Black Friday están en la electrónica, como televisores y computadoras portátiles, electrodomésticos de cocina y ropa. El único problema es que normalmente no son marcas que consideraría comprar en cualquier otra época del año. Los televisores que puedes encontrar a la venta, por ejemplo, son marcas mediocres, no las marcas de primera línea con las que sueñas. Los precios son baratos, pero a menudo los productos también lo son. Los electrodomésticos de cocina a la venta a menudo tienen una fabricación más pobre que las versiones de precio completo y son artículos que no usará con frecuencia, como los fabricantes de licuadoras de bajo grado. En cuanto a la ropa, hay una razón por la que escuchas la mayoría de las charlas del Black Friday en tiendas baratas; Las tiendas caras que llevan marcas de renombre no ofrecen muchos descuentos. Estarás comprando artículos a la venta que eran más baratos para empezar. Generalmente se pueden encontrar más ofertas en productos de grandes marcas en línea, lo que elimina la necesidad de enfrentarse a las multitudes del Black Friday.

 

7.- Los minoristas tienen suministros intencionalmente bajos
Después de leer los anuncios de ofertas del Black Friday, probablemente te atraigan algunos de los artículos más grandes. Si puedes ahorrar 300 euros en un televisor, ¿por qué no te enfrentarías a la multitud para comprarlo? Sin embargo, esos anuncios normalmente tienen una letra pequeña que puede hacer la diferencia para el bien de tu espíritu. Un truco de los minoristas del Black Friday es que el artículo se ofrece en "cantidades limitadas". Estas cantidades son tan limitadas en algunos casos, que a las tiendas solo se les exige tener tres o cuatro en stock, aunque esperan que aparezcan miles de clientes. Si eres el quinto en la fila para esa TV con descuento, estás de suerte. Black Friday permite a las tiendas atraer a clientes con falsas promesas, una práctica que no sería aceptable en ningún otro día del año. Bueno, y eso es si realmente la tenían.

 

8.- Alienta el gasto excesivo
Algo así como el propósito de ahorrar dinero comprando pero que a la hora de la verdad, cuando realmente terminas, te das cuenta de que has realizad muchas compras impulsivas. Los compradores más inteligentes después del Día de Acción de Gracias tienen un plan estratégico organizado para el día. Saben exactamente lo que quieren y dan prioridad a las tiendas que visitan. Pero para los individuos menos enfocados, los tratos con los que se encuentran pueden ser demasiado atractivos para dejarlos pasar. El problema con estas compras impulsivas es que no siempre se sabe si en realidad son buenas ofertas o no. No ha comparado los precios, no ha leído las reseñas, ni ha pensado si realmente quiere el artículo. A pesar de que estos productos están a la venta, demasiadas compras impulsivas realmente se acumularán, especialmente si estás comprando algunos artículos caros. Todas las compras pueden empujar a las tiendas hacia el negro, pero el Black Friday no está haciendo ningún bien y al final muchos compradores se endeudan por su compulsividad.

 

9.- Hay mejores ofertas otras veces.
¿Por qué todos pensamos en el Black Friday como el único día en que podemos ahorrar dinero? La mayoría de las tiendas, particularmente en tiempos económicos difíciles, inician sus ventas semanas antes, con grandes descuentos que compiten con los del día de los "destructores de puertas". Los madrugadores podrían encontrar mejores precios que los que esperan hasta justo después del Día de Turquía. Otros minoristas mantienen los precios bajos durante la temporada de vacaciones para fomentar la compra o incluso ofrecer mejores ventas en las semanas posteriores al Día de Acción de Gracias. Para aquellos que no están buscando cosas para guardar debajo del árbol, las semanas inmediatamente después de Navidad pueden ofrecer los mejores precios a medida que las tiendas intentan deshacerse de las existencias que cargaron durante la temporada de vacaciones. Tiendas como El Corte Inglés u otros grandes almacenes agregan pasillos de juguetes para Navidad que deben ser limpiados inmediatamente después.

 

10.- Nos están volviendo locos en vez de agradecidos.
Y no sólo en Estados Unidos. Y es que te pones la televisión, escuchas la radio o navegas por Internet y lo único que encuentras son anuncios y anuncios sobre el Black Friday. Si haces un balance de la cobertura de los medios últimamente, gran parte de ella también ha analizado el Black Friday, cubriendo las horas más tempranas, los efectos en la economía y dónde encontrar las mejores ofertas. No se ha dicho mucho acerca de dar gracias o disfrutar del tiempo con familiares y amigos. Si pudiéramos terminar el Black Friday ahora, eso nos daría a todos algo más por lo que estar agradecidos.

 

Woo, woo, y más woo... Yo por mi parte este Black Friday voy a denominarlo White Friday, y me voy a dedicar a pintar mi karma de blanco, dejando atrás todo aquello que realmente no necesito, disfrutando de los pequeños placeres de la vida y evitando centros comerciales y tiendas por doquier para que nadie me amargue el día. Que por mucho que me digan, black is back, pienso hacer oídos sordos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload