• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

El alma de Gala (Antonio, que no yo)

13.09.2017

Es una lata el trabajar / todos los días te tienes que levantar / Aparte de esto, gracias a Dios / la vida pasa felizmente si hay amor. Lo sé, es una frikicanción, pero es lo que me pasa por la cabeza y es que en LAS IDEAS DE GALA cualquier canción pone banda sonora a mi vida.

 

Ya he pasado mi primer día de trabajo a la vuelta de las vacaciones y he de reconocer que me ha parecido durillo. Trabajar con el calor (aunque estemos en septiembre y mi oficina cuente con aire acondicionado) debería estar prohibido.

 

La vuelta a la oficina ha sido durilla pero la verdad que cuando tiene una tanto trabajo sobre la mesa y le organizan la mañana entre reunión y reunión, el duro trago de la vuelta se hace corto. No obstante hoy he recordado a ese gran poeta español, del que llevo su apellido, Antonio Gala. Y es que mi compañera Paula ha puesto junto a su ordenador una orquídea para decorar su cubículo. Adoro esta planta. Creo que transmite una sensibilidad magestuosa, transportándote a un mundo donde el rocío de la mañana se filtra con el aura del lugar que ocupa –que poética me llego a poner a veces-. Pero horror de horrores,  cuando me he acercado a verla mejor he descubierto espantada que la planta era de plástico.

 

Antonio Gala siempre contaba que cuando era joven acompañó un día a una novia que tenía a casa de sus padres y, mientras esperaba pacientemente en el hall de entrada para conocer a sus suegros, éste reparó en un ramo de flores que había colocado en la estancia. Al acercarse para olerlas, Gala comprobó espantado que el ramo era de plástico por lo que decidió poner fin a la relación ya que en una casa donde el plástico pondera frente a lo natural y sostenible,  demuestra que la esencia de la sensibilidad está carente en el ente de los seres que habitan en ese lar.

 

No puedo olvidar esos versos de Gala que dicen así:

 

Cuánto me vas a enriquecer y cuánto

te vas a avergonzar de tu pobreza,

cuando aprendas –a solas– que belleza

tiene la cara amarga del encanto.

 

Además, no sé si lo sabéis, pero las orquídeas no solo son plantas… Para mi son las reinas de las plantas ya que parecen que tienen alma. Y os pensareis que se me está yendo la cabeza pero no… Que va… Cuando veáis una orquídea acercaros a ella y fijaros en su flor. Si miráis detenidamente os daréis cuenta de que tienen caras (un poco fantasmales, pero caras al fin y al cabo). Y acaso ¿no es la cara el espejo del alma?

 

Me pregunto qué pensaría Gala de las oficinas actuales donde lo sintético, falso y plastificado se entremezclan entre sí dando lugar a estas espantosas esculturas de naturaleza muerta; y donde lo natural y sostenible han perdido sus sensibilidades en detrimento . Definitivamente, como mi compi Paula lea LAS IDEAS DE GALA no me va a quedar otro remedio que regalarle esta reina de la naturaleza.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload