• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Érase una vez

21.04.2018

Érase una vez, no hace mucho tiempo, exactamente un par de horas, que una princesa, de nombre Gala, se acicalaba en el calor de su hogar para acudir a una cita con la moda sostenible. La hermosa princesa, que había cumplido con los rituales matinales que gestaba cada mañana, se disponía a salir de su palacio cuando antes de abrir la puerta decidió echar una última ojeada a su apariencia ante el espejo:

 

- Espejito, espejito ¿quién es la más divina del reino?

- Tú mi princesa

- Espejito, espejito ¿quién tiene el armario con moda sostenible más divino del reino?

- Tú mi princesa

- Espejito, espejito, ¿quién tiene la melena más cool del barrio?

- La vecina del tercero

- ¡¡¡¿¿¿Qué???!! ¿Pero de qué hablas?

- Mi princesa, no sé si os habéis fijado pero os ha aparecido una cana

 

Y así como la princesa Gala casi se queda patidifusa al darse cuenta que el tiempo comenzaba a hacer mella en su preciosa melena. Pero lo que no sabía esa malvada cana es que tenía sus días contados. Gala puso rumbo al mercado Moda Ética en el Mercantic, un espacio en el que se busca promocionar a los diseñadores de moda y complementos coherentes con los conceptos del movimiento slow fashion.

 

En el mercado Moda Ética en el Mercantic la princesa Gala estaba segura que encontraría algún remedio natural para combatir el envejecimiento de su melena pero de camino a la búsqueda de un stand se topó con un espacio de la empresa Do the woo, un portal donde encontrar maravillosas firmas como como las que exponía en esos momentos las camisetas 100% recicladas de la firma Fokus, el calzado ético de Factor Tree o las últimas novedades en moda sostenible de la insignia Alolola.

 

Gala se olvidó de pronto de su cana y se dedicó a disfrutar de este espacio especialmente dirigido a diseñadores y creadores de moda y complementos que responden a criterios como diseñadores Emergentes/Independientes; colecciones fabricadas en Talleres de proximidad; utilización proveedores locales; firmas consecuentes con el concepto“km 0”.

 

Y entre unas cosas y otras, la princesa Gala se olvidó de su cana y regresó a su reino cargada de bolsas de prendas a la última moda, originales, sostenibles y, sobre todo, a un precio increíble. Woo, woo y más woo.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload