• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Gala en el país de los gimnasios

05.10.2017

Ayer tiré la casa por la ventana y ¡a lo loco! HE IDO AL GIMNASIO... Sí yo, Gala, he ido al gimnasio. Ya conté en su momento que le tengo alergia al sudor y que soy de las que piensan que "correr es de cobardes". Pero claro, tengo una cuota anual y digo yo que de vez en cuando hay que amortizarla. Hoy, desde LAS IDEAS DE GALA quiero hacer una reflexión sobre el no tan maravilloso mundo gym.

 

Tengo la sensación de que al gimnasio se va a ver y ser visto más que a ponerse en forma. El primer error que me he dado cuenta en cometer ha sido acudir sola al fitness center. Y es que cuando acudes sola eres un cuerpo celeste para las miradas de los asiduos que están a tu alrededor. Te estudian de arriba abajo y tengo la sensación de que te catalogan en sus estandartes mentales de si eres apta o no para estar entre el espécimen carne de cañón y mundo amante del elastano, licra o spandex. 

 

El gimnasio es el mundo de la marquitis, a mejores marcas (o más bien más caras) como que algunos se catalogan por ser los reyes de gimnsaio. Sin embargo una se da cuenta cuando está allí que aun queda un largo camino por recorrer para que la gente se conciencie sobre el daño que ciertas prendas deportivas hacen al medio ambiente. 

 

Algunas grandes cadenas deportivas han emprendido el camino de ofrecer productos ‘ecológicos’, arrastrados por la toma de conciencia de muchos consumidores respecto del respeto al medio ambiente.

 

No obstante hay que tener presente que la mayor parte de prendas de estas líneas “sensatas” se basan en el algodón orgánico, que si bien, es perceptiblemente más ecológico que el algodón cotidiano, no es el tejido que genera menor impacto (y merece especial mención decir que, el algodón puede ser orgánico, pero también se debe tener en cuenta los procesos de tintado, la cantidad de agua utilizada, la calidad laboral de la mano de obra…).

 

Pues a lo que iba que me desvío del tema... allí estaba yo con mi camiseta retro olé de Thinking Mu intentando competir un rato contra Nachete y Carlitos, cuando una se fija que en los gimnasios es el espacio ideal para ir a ver y ser visto. Deporte vi poco la verdad... mucha gente paseándose, desfilando más bien, pero luego, a la hora de la verdad pocas personas poniéndose en forma. Quería yo practicar un rato en la bicicleta estática y lo único que veía era que estaban todas ocupadas, pero sin que sus "inquilinos" prácticamente pedaleasen porque a lo único que se dedicaban era a mirar el móvil, mirar al que pasaba por delante suya o a cotillear sus redes sociales mientras se hacían selfies presumiendo del super ejercicio que hacía.

 

Yo mientras tanto, woo, woo, y más woo... esperando a que alguna se quedara libre (porque para una vez que me propongo hacer ejercicio me sale rana) y cantando en mi mente It's Raining Men! Hallelujah!It's Raining Men! AmenI'm gonna go out, I'm gonna let myself get,Absolutely soaking wet!It's Raining Men! Hallelujah!It's Raining Men! Every Specimen!Tall, blonde, dark and leanRough and tough and strong and mean. Así que finalmente terminé desistiendo y me largué a casa donde, he de confesar desde LAS IDEAS DE GALA, de camino pequé con una muffin de chocolate.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload