• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Jornadas grises

07.11.2017

Hoy desde LAS IDEAS DE GALA os planteo el siguiente dilema ¿no sentís en ocasiones que ha transcurrido todo un día y prácticamente no habéis sacado ninguna productividad de él? Yo creo que ayer he vivido uno de esos días en los que desde que suena el despertador no he hecho nada absolutamente provechoso que me pueda llevar al palacio de mis recuerdos.

 

Levantarse, ducharse, vestirse, desayunar, acudir al trabajo, comer, seguir trabajando y regresar a casa para cenar y acostarse. Ninguna lección aprendida, ningún acontecimiento memorable, ninguna conversación trascendental, ninguna noticia recibida (ni buena ni mala). Nada de nada.

 

A estos días los denomino “jornadas grises”. Días en los que ha pasado el tiempo y no has experimentado (o las circunstancias no te han dejado) absolutamente nada. Es un periodo en el que prácticamente nos convertimos en autómatas, desarrollando incluso las conversaciones de forma automática, sin poner el alma en ello.

 

¿Os sucede igual? A mi, personalmente, cuando esto me sucede, me da un bajón monumental. Pienso que no hay nada más precioso que el tiempo y es como si hubiera tirado un billete de 100 euros por el retrete (por cierto, hace años que no tengo un billete de esos en mi cartera ¿seguirán existiendo? ¿de qué color era? ¡Ya ni me acuerdo!).

 

Por ello, ante jornadas grises, siempre tengo una botella de vino gran reserva de alguna bodega ecológica y tiendo a descorcharlo ¿El motivo? Brindar por recordarme a mí misma que hay cosas maravillosas ahí fuera que por haberme comportado como una tonta autómata he desaprovechado seguramente y he dejado la oportunidad de experimentar.

 

Por ejemplo, mañana lo primero que pienso nada más levantarme es saludar al Sol (aunque haya una nube que me lo esconda) y después buscar en mi armario el conjunto más maravilloso que encuentre y que transmita una imagen de la mujer poderosa que hay en mi; una mujer capaz de morder a la estupidez y las injusticias y que no tiene miedo de los retos que la vida le deparará.

 

Creo que me voy a decantar por mi VESTIDO EUCALIPTO de la firma ALOLOLA, una pieza de corte recto y midi con cuello redondeado en color negro y fruncido lateral que obtiene una adaptación increíble para mi cuerpo. Además no es por presumir pero esta prenda no sólo está a la última moda sino que además su proceso manufacturo es respetuoso con el medio ambiente y ya sabéis que yo soy una fanática de la moda sostenible y ecológica

 

 

. Sí creo que voy a estar más que elegante, a la par que ideal de la muerte y a la última moda. Y ¿qué mejor que ser una chica de lo más in y, por supuesto, cool para arrancar un día donde lo monótono deje lugar a lo singular?

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload