• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Justo

05.02.2018

Hoy desde LAS IDEAS DE GALA quiero que hagamos una mirada retrospectiva a lo que es el fin de nuestra existencia. Todos recordaréis ese anuncio de bebida isotónica en el que un adorable señor contaba su vida y a qué la había dedicado: construir una catedral que la basura que tiramos. Justo Gallego es un héroe, una persona de la que se debería escribir biografías y biografías. 92 años, con una visibilidad reducida debido a las cataratas y ahí sigue, construyendo el sueño de toda su vida. 

 

Pero Justo es más. Mucho más. Es el símbolo de la fuerza, de la vigorosidad, del tesón, de la paciencia y sobre todo, de la voz de los sueños que van camino de hacerse realidad.

 

Pero lo que más me admira de Justo es como ha ido día a día luchando por su sueño. Lo tildaban de loco, lo amenazaban con derribar lo que construía (ya que nunca ha tenido permiso de obra) y ahora en un punto tan avanzado de la vida, en su pueblo temen que si Justo deja esta Tierra, su proyecto se perderá y con ello los turistas que visitan Mejorada del Campo.

 

Su obra es impresionante. Todos los planos se encuentran en su cabeza y para mi, lo que tiene más mérito, su colosal edificación está cimentada con la basura que todos tiramos ¿Quién dice que la basura no puede ser arte? Por que lo que Justo Gallego está haciendo es crear arte a raíz de reciclar.

 

La mayor parte de los materiales empleados son reciclados: latas, botellas, neumáticos, cubos de pintura... Y lo más impresionante aún. Jamás nadie apostó un céntimo (o una peseta en su día por él). Y sin embargo, su fama ha llegado a traspasar fronteras e incluso el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) ha expuesto su obra en una de sus exposiciones.

 

¿Y ahora qué? Su obra sigue inacabada, queda mucho trabajo por hacer y hay quien quiere derribarla. Change.org recoge una petición por que salvemos la obra de toda una vida. Si fuera de Calatraba o algún arquitecto similar, todos nos llevaríamos las manos a la cabeza, pero por alguien anónimo como Justo que no cuenta con el apoyo de políticos, zasca, a a destruir los sueños.

 

Woo, woo y más woo... Apoyemos a Justo. No por su ser una de esas personas que rompen molde. No por ser alguien que ha luchado toda su vida por cumplir sus sueños. No por su persistencia, su valor, su seguir adelante cuando lo tildaban de loco... Hagámoslo por que es lo justo. Es el ejemplo a seguir para que alcancemos nuestros sueños. Para que luchemos por lo que creemos. Por que es un modelo de persona a seguir, por que si las cosas pequeñas y anónimas no tienen valor, ¿hacia donde gira este mundo?

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload