• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

La bolsa

28.11.2018

Hoy, desde LAS IDEAS DE GALA te propongo que imagines un área 34 veces mayor que Manhattan. Ahora imagínate que está cubierto de desechos de plástico hasta los tobillos: pilas de botellas de refrescos y bolsas de plástico, contenedores, botellines de agua, pajitas para beber hasta donde alcanza la vista... Eso es un total de alrededor de 19 mil millones de kilos de basura. Y de acuerdo con una de las mejores estimaciones disponibles, esa es la cantidad de residuos de plástico que termina en nuestros océanos cada año.

 

Ayer pedimos comida en casa, pues me junté con un grupo de amigos y cuando terminamos el ágape alucinaba con la cantidad de envoltorios de plástico y cartón que copaban la mesa. Vasos, platos, cubiertos, recipientes, bolsitas... ¡Todo plástico! 

 

Y es que si lo pensamos bien, estamos siendo abrumados por nuestros residuos y por desgracia, según diversos estudios, esta cifra está en camino de duplicarse para 2025 a menos que se haga algo, rápidamente y a escala global, para detener la marea de basura.

 

Yo he intentado poner mi granito de arena a este enorme problema y he adquirido mi Bolsa de la firma El Flamenc y es que estas piezas son bolsas de algodón orgánico y fabricadas por personas con discapacidad intelectual de la Fundación Ramon Noguera. Y es que además de contribuir a salvar un poquito el planeta estas bolsas  me acompañan siempre en mis compras cada día.

 

Es cierto que el plástico, un material versátil, duradero y de bajo costo, ha sido en gran medida una bendición para la humanidad, utilizada en todo, desde equipos médicos hasta partes de aviones. Pero algunos de los rasgos que han hecho que los plásticos sean tan populares (son baratos y, por lo tanto, fáciles de crear) también los han convertido en un problema creciente en nuestros vertederos y océanos.

 

Hoy en día, los plásticos son el tipo de basura número 1 que se encuentra en el mar. Ocean Conservancy, una organización sin fines de lucro que organiza un evento anual de limpieza costera en más de 150 países en todo el mundo, dijo que los desechos plásticos representan alrededor del 85 por ciento de toda la basura recogida en playas, vías fluviales y océanos, y eso es lo único que podemos ver.

 

También hay un número incalculable de fragmentos de plástico extremadamente pequeños en aguas marinas. Los plásticos no son biodegradables y simplemente se descomponen en piezas cada vez más pequeñas con exposición a la luz solar. Estos fragmentos, conocidos como microplásticos, tienen menos de 5 milímetros de largo, o aproximadamente del tamaño de una semilla de sésamo. Algunas son microperlas, pequeñas piezas de plástico que se agregan como exfoliantes a los productos de salud y belleza, mientras que otras provienen de piezas de plástico más grandes que se han degradado con el tiempo.

 

Estudios recientes han encontrado que los microplásticos también se pueden lavar con ropa sintética, como los hechos de poliéster o acrílico. Un documento de 2016 concluyó que un solo ciclo de una lavadora podría liberar más de 700,000 fibras microplásticas en el medio ambiente.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dice que podría haber hasta 51 billones de partículas microplásticas en nuestros mares. Muchos de ellos se han acumulado en cinco enormes convergencias oceánicas remolinos conocidas como giros. Marcus Eriksen, cofundador del 5 Gyres Institute, una organización dedicada a reducir la contaminación por plástico, describe los microplásticos marinos como un "smog plástico en todos los océanos del mundo".

 

Entonces, ¿cómo termina todo este residuo de plástico en los océanos?

 

Parte de esto proviene de barcos y plataformas de petróleo y gas en alta mar, pero más del 80 por ciento de los desechos de plástico en los océanos provienen de la tierra. Actividades como el vertido deliberado de basura en las vías fluviales y la contaminación del agua por parte de los fabricantes de plástico contribuyen a parte de esta basura oceánica, pero la eliminación de residuos mal administrada parece ser el principal culpable.

 

En 2010, de acuerdo con la investigación de Jambeck, más del 50 por ciento de los residuos en más de 60 países en todo el mundo no se gestionaron adecuadamente, principalmente debido a la falta de infraestructura de gestión de residuos, junto con las poblaciones crecientes. En China, Indonesia, Vietnam, Tailandia y Filipinas, que se identificaron en un informe de 2015 de Ocean Conservancy como los cinco principales países contaminadores de plásticos en el mundo, la cantidad de desechos mal gestionados se acercó al 75 por ciento o más.

 

Woo, woo, y más woo... No me digas que después de leer todo esto no te conciencia para dejar de comprar bolsas de plástico en los supermercados, tiendas de ropa, y demás establecimientos. Piénsalo... Imagina que adquieres de media a la semana 5 bolsas de plástico. Eso suponen al año 260 bolsas. Y 260 bolsas a 5 céntimos la pieza (como mínimo que según el establecimiento cobran más) supone un total de 13 euros. Si lo piensas bien, adquirir piezas como mi Bolsa de la firma El Flamenc no es tan mala idea.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload