• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

La canguro

05.05.2018

Hoy me espera una jornada agotadora, supina, tenebrosa, llena de incógnitas, donde todos los sentidos que poseo deberán estar al pie del cañón... Y es que hoy en LAS IDEAS DE GALA quiero hablaros sobre la enorme empresa a la que me enfrento: hacer de canguro de mi sobrina Alejandra.

 

Nunca me he detenido en este espacio a hablaros de ella, pero la niña del exorcista (pero dicho desde el cariño) que tengo por sobrina viene a pasar el fin de semana conmigo pues sus papis se van de boda.

 

Y estoy que tiemblo, porque aunque mi Alejandra es un ser celestial que cada vez que estoy con ella recuerdo que todavía existe la inocencia en el mundo, hay momentos en los que tiemblo ante el desastre al que me voy a enfrentar.

 

Los que sois padres, y sobre todo, los que sois tíos que hacéis ocasionalmente de canguros, sabéis de lo que os hablo. Y sino, ahí van algunos ejemplos.

 

Recuerdo una ocasión que entré con Alejandra en unos grandes almacenes. Iba a tiro hecho a la sección de bebé para comprar un regalo para el nuevo hijo de unos amigos. Hasta ahí todo normal, pero la pequeñaja empezó que si le compraba esto, que si le compraba aquello, que si cogía esto por aquí, que si cogía aquello de allá... Cuando por fin conseguía salir del establecimiento solventando una crisis entre manos, me detienen en la puerta pues comenzó a sonar una alarma... Y ni sé todavía ni como lo hizo , la Bonnie and Clyde de la familia  había mangado un cargamento de chupetes, los cuales además ya había abierto. No quiero recordar el pastizal que tuve que abonar. Y lo peor de todo es que ella jamás había usado chupetes.

 

En otra ocasión, mientras ella veía dibujos en la tele, aproveché para darme una ducha rápida. De golpe me di cuenta que el silencio era atronador por toda la casa. Los pelos se me pusieron de punta solo de imaginar desastres. Y ¿qué me encontré? A la Miguel Ángel de la familia dibujando su particular Capilla Sixtina en la pared de mi salón. Pero lo peor de todo es cuando te mira con esos ojitos almendrados y su sonrisilla amorosa y te pregunta ¿Te gusta tía Gala? Es para que siempre tengas un recuerdo de mi.

 

¿Y que haces frente a esas situaciones? Pues yo sinceramente me la comí a besos.

 

Para hoy tengo una jornada planificada al detalle, empezando por un regalo que he seleccionado con todo mi amor en la web Dothewoo.com; un VESTIDO ESPALDA CRUZADA en color salmón de la firma Tiralahilacha, con estampado geométrico corales.

 

Woo, woo, y más woo... Temblando que estoy por tener que hacer de canguro hoy. Creo que os voy a dejar por el momento y ya os contaré con qué nueva salida me aparecerá Alejandra. De momento voy directa a beberme una tila para relajar mis miedos y mis nervios.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload