• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Las locuras de Pi

20.01.2018

Hay ocasiones en los que me meto en unos berengenales que no me lo creo ni yo. Solo a mí se me podía ocurrir apuntarme a un torneo de padel con mi amiga Pi. Y es que hoy quiero hablaros en LAS IDEAS DE GALA de esas cosas que una no sabe porqué termina haciéndolas cuando tiene claro que no hay mejor sitio para estar un sábado por la mañana que en casita en la cama. A los sábados por la mañana deberían titularlo las locuras de Pi.

 

Y es que mi queridísima amiga Pi siempre me arrastra a cosas que ni por asomo me plantearía en circunstancias normales. Pero si prácticamente no hemos jugado al padel en la vida y aquí estoy a las 9 de la mañana corriendo detrás de una pelota, intentando evitar pegarme contra el muro y planteandome el perder a posta sólo para volver a mi cama y evitarme el siguiente partido que sería por la tarde. 

 

Pi y yo, de pequeñitas (ahora somos jovencitas, que quede claro) jugábamos al tenis un par de días por semana como actividad extraescolar... Y claro solo a ella se le ocurre que del tenis al padel, somos campeonas mundiales (eso lo afirmó ella, yo simplemente me quedé mirándola cual ceja levantada al más puro estilo Carlos Sobera).

 

Así que aquí me tenéis, vestidas ambas en modo uniforme con unas camisetas de Thinking Mu con el eslogan FEMALE FATAL que, por cierto, es el original nombre que mi Pi le ha dado a nuestro equipo.

 

Por lo menos no vamos cual borregos equipados del Decathlon, que esto parece una guardería con todos vestidos iguales.

 

Comentaros que Pi es de esas personas que, sin darte cuenta, te arrastra a una locura tras otra. Ahora le ha dado por convencerme de que realicemos en el Transiberiano. Pero no creáis que es simplemente tomar el tren e ir haciendo en plan mochilero las paradas que consideremos imprescindibles. No... ahí no se queda Pi... Es que además quiere que crucemos Mongolia a caballo. 

 

¡¡¡Pero si en la vida hemos montado a caballo ninguna de las dos salvo en el tiovivo de la feria!!! Pues ahí lleva la locuela dandome la tabarra tres semanas para que nos vayamos... Y seamos sinceros, no sé como me resisto porque tengo bastante claro que voy a terminar cayendo en su red.

 

En fin... para terminar he de decir que al final hemos ganado el maldito partido... ¡Woo, woo y más woo! Y esta tarde a las tres en punto nos toca otro... Aysss, esas son horas de estar vermuteando por ahí no corriendo detrás de una estupida pelotita. En fin, le voy a proponer a mi némesis (que es lo que siento por ella en este preciso momento) que se cree un blog titulado Las locuras de Pi, así puedo adelantarme a sus tretas que seguro que dejará muchas pistas por escrito.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload