• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Los domingos al Sol

10.09.2017

Para hoy tengo mil y un planes para no hacer nada de nada, Woo, woo, woo. Solo disfrutar de mí (porque una intenta en todo momento quererse a si misma) y dejarme mimar a la hora de comer por mi madre. Mañana comienzo a trabajar y antes de poner un pie en la oficina tengo que reorganizar mi mente.

 

Por ejemplo, uno de los grandes dilemas a los que me enfrento de cara a mañana es qué me pongo. Estoy segura de que no soy la única que cada amanecer se para frente al armario repasando mentalmente que cómo conjuntar la cantidad de prendas que rebosan de puertas para adentro.

 

Reconozco que me cuesta la vida tirar o donar ropa. Soy una persona especialmente meticulosa con mis prendas (para eso parece que trabajo, para comprar siempre modelos a la última moda).

 

Ummm... ¿Pantalón o falda? ¿Vestido o mono? No me decido la verdad. Es cierto que por la ciudad el verano parece que no se va a marchar en una temporada larga y el calor arrecia con fuerza desde la salida del Sol.

 

No sé, no sé. Bueno, me lo iré pensando de camino a casa de mis padres. Hoy he decidido ir dando un paseo en lugar de moverme con la moto. Pasear me vendrá bien para irme poniendo en forma que la verdad estoy un poco dejadilla desde la vuelta de las vacaciones. 

 

Como hay un buen trecho, decido optar por llevar un cómodo calzado. A diario sin embargo soy una fanática de los tacones. Creo que mi cuerpo se estiliza con gracia con un buen par de zapatos de tacón... Los tengo de todas las clases, altos, bajos, cubanos, rectos, de carrete, de aguja, en cuña... 

 

Sin embargo hoy apuesto por unas alpargatas de algodón orgánico de Factor Tree, de edición limitada y cortadas y cosidas a mano por expertos artesanos cuidando cada detalle, dando lugar a pares únicos. Y por supuesto, no olvidemos que mis zapatillas además contribuyen y apuestan por un modelo de sostenibilidad en toda su cadena de producción.

 

La verdad que con este tipo de calzado ecológico una parece sintonizar en parte con la naturaleza. Su comodidad me permite caminar a través de los parques que encuentro de camino a casa de mis padres y apreciar la naturaleza urbana que nos rodea y de la que normalmente no le hago ni caso debido a la vida estresante de la gran ciudad. Todo el día corriendo de un lado a otro. Que si de La Oficina a casa, que si del gimnasio a La Oficina, que si me toca reunión en la otra punta de la ciudad, que si he quedado con los amigos después del curro y llego tarde...

 

Bien, voy a dejar de divagar y ponerme en marcha. Me calzo mis alpargatas de algodón orgánico de Factor Tree y Woo, Woo, Woo ya estoy lista para mimetizar mi lado urbe con mi complemento más ecológico y sostenible y poner rumbo a una copiosa comida de Mamuchi, que hoy es domingo y toca paella.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload