• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Ojalá llueva café en el campo

02.10.2017

Lunes en la mañana y el cielo está lleno de angelitos que les ha dado por hacer pipí... Vamos que está lloviendo y en consecuencia, como que coger la moto para ir a trabajar, pues imposible. Así que hoy, entre LAS IDEAS DE GALA esta entrada se la dedicaré al transporte público y esas cosas/hechos por los que una hacía tanto tiempo que no usaba el transporte público y por el que espero que pase tiempo de volver hacerlo.

 

Ya sé que me diréis que el transporte público contribuye a evitar la contaminación, a hacer del mundo un lugar más verde y sostenible, que es un paso hacia adelante para que se desarrollen vehículos cada vez más ecológicos... Pero es que hay un problema transcendental en el transporte público un día de lluvia y en hora punta: y es que hay muchísima gente que sinceramente, pues yo creo que no se lava.

 

Que está muy bien ahorrar agua y demás. Las duchas mejor que los baños. Las lavadoras y lavavajillas siempre llenos y en programas eco... Pero es que es verdad... entrar a las 7.30 de la mañana en el metro, con el calorcito y la humedad de la lluvia de septiembre y que te golpee ese pestecillo a humanidad concentrada.

 

Así que para casos de emergencia como estos nada como llevarte en un vaso termo un buen café ecológico -yo suelo decantarme por la marca CANDELA, una gama de café ecológico producida de manera respetuosa con el medio ambiente y con un aroma que voy respirando desde el momento en el que pongo un pie en el metro. Y es que su aroma es el mejor ambientador que puedo llevar conmigo en casos de urgencia... Y como no puede ser de otra forma, mientras me dirijo al andén no puedo dejar de cantar esa famosa letra de Juan Luis Guerra:

 

Ojalá que llueva café en el campo
peinar un alto cerro de trigo y mabuey
bajar por la colina de arroz graneado
y continuar el arado con tu querer.
oh, oh, oh, oh, oh...
ojalá el otoño en vez de hojas secas
pintan mi cosecha de pitisa alegre
siembra una llanura de batata y fresas
ojalá que llueva café

 

Así que ahí os dejo mi truquito para esas mañanas en las que tengas que coger transporte público. No sólo un ambientador sino una bebida maravillosa que hace que cada mañana yo pueda ser la persona que quiero ser. Woo, woo, y más woo... Ojalá que llueva café! 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload