• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Pangolín

18.12.2017

Los que ya me conocéis ya sabéis que no soy rara… Soy lo siguiente. Y si no me conocéis no puedo hacer otra cosa que invitaros a que me leáis en LAS IDEAS DE GALA. Cuando a alguien le preguntan cual es su animal favorito, lo normal, lo corriente, lo ovejero… pues es contestar el caballo, el perro, el gato y como muy, muy, muyyy exótico quizás escuches el delfín, un koala o el elefante. Yo llego más lejos a mi respuesta. Mi animal favorito es el pangolín.

 

Y ahora os estoy imaginando a todos vosotros buscando por Google cómo es el pangolín. Pues quizás no os guste lo que veáis, pero mirarlo bien… es más achuchable que un koala, más entrañable que una mascota doméstica y más inteligente que cualquier paquidermo.

 

Miradlo bien y aprenderos bien su nombre: Pangolín. Aysss, porque es anti natura, pero os prometo que lo tendría aquí a mi vera ahora mismo, mimándolo y arrascándole su escamosa barriguita. Para quien lo esté visualizando en estos momentos comentaros que es el único mamífero del mundo con el cuerpo escamoso.

 

Por desgracia hoy he leído que es una de las especies más amenazadas del planeta. Y es que cada vez hay más prácticas dañinas, como la caza o la compra de animales salvajes. Según WWF, cada año se comercializan de forma ilegal 1,5 millones de aves vivas y 440.000 toneladas de plantas medicinales, se matan 120 tigres, unos 30.000 elefantes, más de 1.000 rinocerontes y 13.000 pangolines, y se talan 1.000 toneladas de madera exótica.

 

Por favor. Paremos a pensar un poquito… ¿qué narices tiene el pangolín para que 13.000 pangolines mueran cazados al año? ¡Pero si no son ni comestibles! Es que me enerbo, me cabreo y me requetenfado.

 

A la maldad de estos asesinatos indiscriminados, menos mal que hay gente que lucha por la sostenibilidad, por el amor a la Madre Tierra, y que si encima, son como Do the woo, pues te traen a la puerta de tu casa toda las últimas tendencias de moda, sin atacar a la fauna que tenemos alrededor o que vive al otro lado del planeta, sin esclavizar la mano de obra por producir un carrete de hilo y sin olvidar que, ante todo, debemos creer en el lado bueno de las cosas.

 

Woo, woo y más woo… Espero que os hagáis fans de los pangolines y de paso aquí os dejo este video de WWF que quizás os dé a entender por qué defiendo portales como Do the Woo.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload