• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Sexo débil

16.12.2017

Ayer tuve una de las primeras cenas de Navidad y solo puedo decir desde LAS IDEAS DE GALA que he empezado con fuerza. Demasiada fuerza. Y hoy me toca más... A este paso no sé que va a ser de mí. En fin ya no puedo quejarme ya que en pocos días dejaré ser el sexo débil y ya no toca, según llego a leer algunos comentarios por redes sociales. 

 

Y es que en pocos días la Real Academia Española (RAE) actualizará la versión online de su célebre diccionario e incluirá un importantisimo cambio para las personas flojas de ánimo, deficientes en lo físico y en lo moral, y con falta de vigor y resistencia.

 

Nosotras.; el paradigma fémino. Y es que esa es la decepcionante, surrealista, inconcebible, pésima y intolerable definición al que hace referencia el Diccionario de la Lengua Española.

 

¿Y qué género es al que remite el 'sexo débil' en ese grandilocuente referente libro, la bíblia de nuestro idioma desde hace siglos? ¡Acertastes! 'El conjunto de las mujeres'. Literal.

 

LA RAE ha necesitado 300 años para darse cuenta de la connotación machista de esta definición sobre el sexo débil y por fin ha decidido cambiarla. No es que la opción que van a dar sea la más acertada bajo mi opinión, pero en fin, por algo se comienza.

 

Aunque claro, y seamos realistas. Sexo débil hay en los dos géneros. Yo conozco chicos que ante cualquier adversidad de la vida se ahogan en un vaso de agua. Y viceversa, conozco mujeres que les sucede lo mismo. Por lo tanto, ¿por qué asignar un género al sexo débil? Menuda chuminada desde mi humilde opinión.

 

En fin voy a ver si me dedico un poco a la oración  hacia la Virgen María, pero no a la horación de palabra, sino a la del drinking y es que Virgen María es el cóctel nacido para paliar los resaconciosy. Para los no entendidos en la materia no es otra cosa que un Bloody Mary pero sin alcohol. Y aunque no os lo creais tiene un efecto rehidratador gracias al zumo de tomate combinado con la estimulación del picante del tabasco y el ácido del limón que resucita incluso a Lázaro.

 

En fin, voy a ver que modelito de los que adquirido últimamente en Do the woo me voy a lucir esta noche en la cena de primos que tenemos concertada. UY de paso a asegurarme de que tengo suficiente zumo de tomate para mañana, no vaya a ser que a falta de él me transforme en todo un reflejo de sexo débil.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload