• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Viernes negro, sonriamos con humor

01.06.2018

Hoy estamos ante un nuevo viernes negro, y no sólo para los trabajadores de RTVE. La situación política es de incertidumbre, la bolsa cae estrepitosamente, la prima de riesgo acaba de subir, es fin de semana y llegan amenazadoras tormentas y para colmo me acabo de romper una uña, con lo cuidadas y perfectas que las tenía. Así que ante este viernes negro, sonriamos con humor .

 

Y es que para la entrada de hoy voy a hacer un poco de plagio en LAS IDEAS DE GALA, lo siento, pero de verdad que hacía tiempo que no me reía tanto y quiero compartirlo con todos vosotros. Es más, creo que parezco una loca en estos momentos, desternillándome sola en el salón de mi casa, pero es que cada vez que me vienen ciertos fragmentos de la historia a la cabeza no puedo parar de dejar de reír y que queréris que os diga pero nada mejor que empezar la mañana con esta historia que os sacará la carcajada y os va a levantar el espírito. Por que una buena risa, quieras o no te hace siempre sentirte mejor.

 

La historia en cuestión la ha colgado @Guille_FerRam en Twitter y cuenta como su mamuchi gaditana había ido a visitarle a la capital y terminó perdida en el Metro de Madrid. Y dice así:

 

 

 

Resulta que mi madre vino a verme desde Cádiz y era la primera vez que venía a Madrid. No por nada si no porque dice que para que, que ella lo tiene allí todo.

 

Ella de allí no se mueve que para chocho relajao el suyo pero esa vez la convencí. Y llego un lunes y el viernes estaba ya blanca pq yo trabaja y solo había asomado el moño por la ventana.

 

Yo cuando la vi el viernes dije coño ‘winter os coming’. Cuando la vi escuchando en la cocina a la niña Pastori así dije uy como no la del sol se me va.

 

Así que le dije mamá mañana nos vamos al centro que nos vamos de compras y voy a tirar la casa contigo. Mira se le iluminó la cara en plan ‘por fin me saca el mariconazo’.

 

Y a la mañana siguiente a las Díez nos fuimos de donde vivía a atocha y de atocha a sol. Y la lleve por los mejores sitios. El berska, el hym, el CyA. Uno por una madre lo hace todo.

 

Todo el rato ‘hazme un selfi hazme un selfi’. Por una mañana parecíamos las kardashians.

 

Y ya llega la hora de irnos y nos ponemos en el andén a esperar. Aquello estaba de gente que parecía un casting de OT. Lleno. Lleno. Yo le dije mamá agárrate a mí que esto es como una estampida de ñues.

 

Y ella oju no ve oju oju sagerao. Así expresan las madres en Cádiz que las tenemos hasta el toto. Pero yo cuando vi que venía el metro y se abrió la puerta la agarré y para dentro fuimos.

 

La gente salía y a la vez entraba y yo to tieso sin parar para alante porque en esas situaciones o comes o te comen y bien agarrada la llevaba hasta que llego a un barrote y me agarro y le agarro su mano al barrote.

 

Y al ver esa mano yo ya noté algo raro porque dije uy a mi madre le ha dado reacción alérgica algo. Habrá sido el pikachu de la plaza cuando la ha agarrado para una foto. Y me doy la vuelta y por un giro de acontecimientos no era ella.

 

Llevaba tres minutos arrastrando a un señor senegalés o guineano no lo sé muy bien porque no le pregunté y en una milésima de segundo solo me dio tiempo a decir uy perdone usted y buscar a mi madre como el que busca el móvil cuando no lo tiene en el bolsillo. Ósea sudando fuego.

 

Y justo cuando diviso el moño de mi madre en el andén y grito mamaa y ella grita aquí suena el pipipipipi y se cierran las puertas y a mi madre se le desfiguro la cara.

 

Solo me dio tiempo a hacerle gestos con la mano a ver si me entendía. Mira os lo pongo porque esto es lenguaje universal.

 

Bueno pues el lenguaje universal en Cádiz no vale porque ella debió pensar que diez paradas más para allá ya si eso nos veíamos porque volví en el siguiente metro y allí no había ni rastro de mi madre.

 

Y ahora estaréis pensando pues coño llámala al móvil. Se nota que no sabéis como son las madres gaditanas porque en cuando te ven un bolsillo lleno aunque sea de pelusas ellas dicen dámelo que te lo llevo en el bolso que me lo des que pareces Jesulin. Así que todo lo llevaba ella

 

Me recorrí la estación de sol ida y vuelta lo menos quince veces y a mi ya se me vino el mundo encima y parte del universo con el.

 

Pq a ver mi madre es mayor pero se conserva y yo pensaba ya verás como aparece en cualquier andén o me la coje una trata de blancas y me la lleva a un país del este. Q no está bien pensar eso pero uno con los nervios piensa cualquier cosa hay que verse en la situacion por favor.

 

Y después de una hora dije mira en sol no está voy a atocha que ella sabe que hemos venido de allí. Y allí que fui y salí del metro porque que iba a hacer y me recorrí atocha de arriba abajo y allí no había rastro de madre gaditana ninguno.

 

Y yo ya me dije mira Guillermo con la vergüenza no vas a ningún sitio y me plante en atención al cliente en atocha y les dije mire es una larga historia que empieza con un senegalés y acaba con mi madre perdida. Por favor si usted tiene madre llámela por megafonía.

 

A su madre no a la mía. Que a veces no me hago entender. Y el señor la verdad que muy amable me ofreció una tila con roiboos y me dijo dime el nombre de tu madre que yo soy aviso.

 

Doy aviso perdón. Es que mientras lo cuento me acuerdo y se me viene el sufrimiento. Total que digo si mire mi madre se llama... cuelgo la foto del dni porque más de uno se creerá que esto es un invent y nada más lejos de la realidad.

 

Allí el tío perdió la amabilidad y dijo ‘tu madre se llama Rogelia por mis cojones’ y yo ya rompí a llorar y no sé si le provoque ternura o que, que de repente se escucho ‘din don din, din don din, doña Rogelia por favor vaya a atención al cliente’.

 

Me lo comí a besos en el mostrador. No literalmente eh. Pero me lo comí a besos. Pero allí ni Rogelia ni nada. Ya a la hora volví otra vez llorando por favor que le hicieran a Doña Rogelia un bis y el hombre me lo hizo pero a regañadientes.

 

Total que mi madre llevaba ya como tres horas perdida y yo ya me veía explicando a mi familia que me habían secuestrado a mi madre, que lo mismo estaban vendiendo su hígado o que tenía que ir al programa de AR a pedir a los secuestradores que me la devolvieran.

 

Así que me fui al metro que yo dije de algún sitio podré robar un plano de los túneles y una linterna y la busco. O se lo digo a Carmena que ella es muy cercana y me la busca. A Carmena no la vi pero si a un señor de seguridad que le conté lo del senegalés, las Díez paradas...

 

Lo de doña Rogelia y el mal trago en atención al cliente. Total que aquello fue lo mejor que hice porque me dijo mira hemos llamado a todas las unidades y están movilizados buscándola. Yo me imaginaba a la gente en el metro preguntándose qué hacían allí los S.W.A.T.

 

La hora de espera fue agoniosa. Yo lo veía todo negro. Menos mal que el de seguridad me trajo un croasan que los disgustos comiendo siempre se alivian. Yo os lo aconsejo.

 

Total que ya después de perder la noción del tiempo viene el de seguridad y dice: Hemos encontrado a una señora bajita, con moño, un echarpe marrón, una bolsa del berska que solo dice ‘ay virgen del Carmen’ entre sollozos. Ay que esa es mi madre!!! Donde está!!!

 

Y me dice el de seguridad está en Canillas. Y yo ¿en canillas? ¿Eso donde está? Como que en canillas? Quien la ha llevado allí? Mira os pongo el mapa. Buscar Canillas. Ahora me decís como es posible que llegara allí. Tele transporte. Bilocacion. Magia negra.

 

Y el hombre muy amable me dejó entrar y en dirección a Canillas me fui. Que la tía porque se perdió en el metro llega a perderse en Barajas y tengo que ir a buscarla a Trinidad y Tobago. Yo iba fino.

 

Y ya llego al andén y me bajo y me la veo al fondo del todo llorando como una madalena mientras le consolaban dos policías. Que yo grite mamá. Y ella ay mi hijooooo. Y solo el bolso, el echarpe, La Bolsa y empezó a correr que solo le faltaba el número de la Spartan Race.

 

Y ya llega a mi y ay mi hijo, ay mi hijo, y beso, y beso, y beso. Yo ya la había perdonado. Y de repente nos vemos rodeados por los dos policías. Y su cara era como de haber quedado el 24 en Eurovision. Que yo pensaba joder no se alegran por reunir familias.

 

Y dice uno de los policías. SEÑORA ¿este es el niño que se le ha perdido y llevamos cuatro horas buscando?

 

Os podéis imaginar que a mi se me quedo la cara como a Rossi de Palma. Mamá por diooooossss!!! Y ella murmurando ‘ay pollita es que me daba vergüenza decir que me había perdido yo’.

 

Y el policía señora que nos ha dicho que se le había perdido el niño. Y mi madre ‘a ver agente usted es madre? No verdad? Pues para una madre su niño siempre es su niño aunque tenga los huevos como la barba de un jister’.

 

Y yo mamá cállate que te detienen. Y ella ‘hijo que me habrán entendido mal’. Y el policía mire señora mejor se va y ya que vaya tarde que nos ha dado.

 

Y suelta mi madre ‘y nos van a dejar irnos en metro a estas horas que son ya las nueve de la noche y ni he comido??. Teniendo un coche de patrulla ahí en la puerta.

 

Y ya la cogí del brazo. La monte en un taxi y le dije mira mamá ya voy yo a verte a Cádiz q no me extraña que papá no quiera viajar contigo. Y en verdad nunca más ha venido pq no la dejo. Cuidad a vuestras madres eh que es lo único que tenéis. Aunque esté loca como la mía.

 

 

 

Moraleja querido  @Guille_FerRam: la p´xma vz llvala d cmpas a Dothewoo.com que por allí no s te pierde fijo. Bueno salvo por su escaparate, que una se puede tirar goras navegando por las referencias de su web y sus más que maravillas rendas de última moda. 

 

Y a ls demás... Woo, woo, y más woo... Reconócelo, te estas riendo como un loc@ mientras vas en el metro riéndote. Así que estoy segura de que compartes conmigo eso de que a viernes negro, sonriamos con humor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload