• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

Política de cookies

Mí no entender

27.11.2018

 

Hay cosas que de verdad de la buena no puedo llegar a endender… Por muchas vueltas y vueltas que le dé, no le encuentro la parte lógica… Y ya sé que hay veces en que me decís que soy algo ilógica en LAS IDEAS DE GALA, pero estoy segura de que hoy vais a coincidir conmigo en todo lo que os diga. Y es que mi no entender, por ejemplo, por qué no hay una plancha que planche sola (a precios asequibles) y sin embargo mandamos misiones a Marte para reconocer el terreno.

 

Mí no endender por qué cuando una va a tirar la basura, el contenedor de vidrio o cartón se encuentra a 100 metros de donde está el de orgánico.

 

Mí no endender por qué los supermercados te cobran las bolsas, pero cuando vas a la zona de pescadería, carnicería o charcutería te envasan en recipientes de plástico, para luego envolverlo en film y después empaquetar en una bolsa.

 

Mí no endender por qué el Coyote jamás coge al correcaminos… O por qué siempre que te levantas con la sonrisa en la cara viene algún “mamarracho” a borrártela y fastidiarte el día…

 

O mí no endender porqué la gente no apuesta por un modelo de compras que aporte su granito de arena a la sostenibilidad del planeta. Soy la primera en admitirlo, me considero una consumista nata y una forofa de tener en su armario la última moda en prendas de vestir. 

 

Pero también soy realista e intento que todo aquello que compre respete el medio ambiente, provenga de los pilares del comercio justo y su cadena de fabricación sea lo menos contaminante posible.

 

El otro día en la tele entrevistaban a Lorenzo Caprile, gran maestro de la costura, y resulta que el "colega" (digo colega porque para mí ya es íntimo y lo más de lo mas después de descubrir su filosofía de la vida) toda la ropa que viste, ¡¡¡es de segunda mano!!!

Comentaba que él estaba más que concienciado de todo lo que puede llegar a contaminar el mundo de la moda, por lo que él, al menos, intenta que sus diseños sean sostenibles, pero es que además, reniega del consumismo por el consumismo y todo lo adquiere siempre de segunda mano. Vamos, que es mi héroe reciclador.

 

Woo, woo, y más woo… Y así podría seguir escribiendo de cosas que mí no endender, pero creo que por hoy voy a buscar algo que no me desanime, como navegar por Do the woo porque como siga así, me dan ganas de no salir de casa y ponerme a trabajar en mi huerto urbano.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload